Albufera Gaianes

Hoy os presentamos otra visita interesante que podemos hacer en la comarca del Comtat, la Albufera de Gaianes.


Datos de interés

- Ruta para niños: Sí

- Apta para carritos de bebé o sillas de rueda: No

- Fuentes para beber: No

- Baños públicos: No

- Dificultad de la ruta: Muy fácil

- Zona de merenderos: No

- Sombra: No demasiada

-  Parking: No existe un lugar habilitado


Un poco de información

Este bello paraje natural de 11 hectáreas de extensión está situado a los pies del Benicadell en el término municipal de Gaianes. Es una laguna endorreica (recibe aguas escorrentías superficiales y subterráneas) y aunque éstas son de tipo temporal ultimamente es frecuente verla con agua durante todas las estaciones del año. Su existencia está recogida desde el s. XV. Durante la guerra civil fue desecada para evitar enfermedades por la proliferación de mosquitos transmisores de enfermedades como la malaria. Ya en el 2004, después de unas fuertes lluvias, la laguna se volvió a recuperar y, finalmente, en el 2007, la laguna fue incluida como Paisaje Protegido del Río Serpis.

Es un lugar muy visitado por aves migratorias y nidificantes e invernantes. Ni decir cabe el alto valor ecológico tanto para la flora como para la fauna que posee este lugar. De ahí la importancia que seamos muy cuidadosos  con el entorno que vamos a visitar. 

¿Cómo llegar?


Al  llegar a la población de Gaianes dejaremos la CV-705 y tomaremos un camino rural “Camí de l’Albufera” que nos conduce  hasta el Mas de l’Albufera. Está todo señalizado por lo que no tiene pérdida. 

Una vez allí aparcaremos el coche cerca de las puertas de la masía, evitando que moleste al paso de los vehículos. No os preocupéis por el cartel que prohíbe la entrada a la finca. La puerta siempre está abierta y es la única forma de acceder a la laguna. Lo que no entendemos es que por qué hay que atravesar una propiedad privada (abandonada, por cierto)  para acceder a un paraje que gestiona la Generalitat Valenciana . Sería conveniente que solucionaran esto antes que ocurriera cualquier tipo  de incidente. 

La visita

Una vez dentro solo hay que seguir el sendero hasta llegar a la pasarela de madera que cruza gran parte del lago. Al final hay un pequeño observatorio de aves donde podremos contemplar además, de las aves, el valle del río Serpis, los campos de cultivo de secano, diversas fincas agrícolas y las sierras de Almudaina y Benicadell. 

Nosotros hicimos la visita en primavera, para que viendo las fotos os hagáis una idea del caudal de la laguna. El lugar estaba muy tranquilo. Nada más llegar, nos encontrarnos con un señor de Gaianes que nos dio información sobre las especies que habitaban la zona y que nos contó que había ido a acompañar a Sebastián Pitre, un guitarrista y compositor argentino que estaba grabando un vídeo promocional del lugar para un concierto que iba a dar en este pueblo. Tuvimos mucha suerte porque la chica que grababa nos pidió si queríamos salir en el vídeo y por supuesto no nos negamos, jiji.

Si queréis ampliar la visita y ver este paraje  desde otra perspectiva se puede ir al otro lado de la laguna. Solo hay que coger el coche y seguir el camino de la Albufera y tomar el primer  camino de la derecha y luego volviendo a girar a la derecha hasta llegar a una arboleda. Se tardan cinco minutos. Os dejo la ubicación. 

 

Dada la poca distancia que hay entre la zona de aparcamiento y la pasarela, la visita puede hacerse en una media hora más o menos por lo que recomendamos completar la  excursión con la zona de El Barranc de l’Encantada, el embalse de Beniarrés, Turballos o la L’Orxa donde empieza la vía verde del Serpis.



Entradas que pueden interesarte:

No hay comentarios:

Publicar un comentario